3 jun. 2014

Día 6 - Mariposa Grove donde los arboles rozan el cielo


Seguimos nuestra roadtrip hoy la parte del viaje más larga la haremos por la tarde, por la mañana aprovechando que estamos cerca vamos a visitar el parque de las Secuoyas gigantes de Mariposa, dentro del parque nacional de Yosemite. Salimos pronto del hotel nos hacemos un buen desayuno, es muy importante desayunar bien ya que no sabemos a qué hora ni donde vamos a comer así que lo que va delante va delante. Vamos directos a la gasolinera para alimentar al Mustang y Sandra aprovecha para hacer unas fotos del pueblo de Mariposa, muchas veces sentimos que estamos dentro de una gran película porque todo lo que vemos parece sacado del cine.



Subimos hacia el parque y nos encontramos que el parking está lleno, así que nos tenemos que trasladar varios kilómetros a otro parking, menos mal que estos americanos lo tienen todo preparado y contamos con transporte gratuito dentro del parque así que en pocos minutos estamos en la senda listos para salir.


Hay dos formas de visitar el parque a pie o en un autobús sin capota que te va explicando un poco de su historia, lógicamente el autobús es de pago y como no dispone de habla Hispana pues nos animamos y hacemos la ruta a pie, vamos con la ventaja de que primero es de subida y luego de bajada por lo tanto lo más duro se hace al principio. No venimos arriba y decidimos hacer toda la ruta, aquí como ya he dicho varias veces es importante llevar calzado apropiado ya que es muy duro tener en cuenta que estamos hablando de aproximadamente 9 kilómetros entre subir y bajar, y un desnivel de 369 metros, por lo tanto es muy duro.



Bueno pues nos ponemos cuesta arriba, aquí mi bastón de senderismo me hubiese venido de lujo y poco a poco vamos ascendiendo y viendo paisajes que no dejan que cerremos la boca, no os puedo describir la grandiosidad de los arboles porque hay que estar allí y mirar hacia arriba para sentir el mareo que se siente al ver las copas de los árboles, además si tenéis la suerte de que corra algo de viento en algunos momentos parece que los arboles hablen. Lo más curioso de todo es que al ver que todos los parkings estaban llenos me imaginaba la zona muy masificada, al revés, había momentos que te planteas si vas por la ruta correcta ya que durante 15 o 20 minutos no ves a nadie.


Llegamos al punto más alto, bastante cansados y visitamos el museo de las secuoyas, nos fijamos que justo al lado tenemos unos servicios, muy bien por la organización del parque disponer eso para sus clientes, además como en el resto de los EEUU que hemos visitado puedo decir que en ningún momento he encontrado ningún urinario en mal estado o sucio, todos limpios y muy bien mantenidos.


Después de descansar toca bajar y aunque parece menos casado el tener que estar constantemente haciendo fuerza para no caerte hace los cuádriceps se queden molidos, y es que como os he comentado la ruta es dura, me hubiese gustado poder grabarla en wikiloc para compartir la mía personal pero todo ha sido intentarlo y el GPS no me ha funcionado allí arriba, así que os dejo una similar a la que hicimos nosotros.

Una vez abajo en el autobús de vuelta al parking aprovechamos para descansar unos minutos y ver algunas fotos, ahora nos toca otro tramos de nuestra Roadtrip hacia Bakersfield donde haremos noche para al día siguiente seguir hacia Death Valley y Las Vegas.



Saludos! 

No hay comentarios :

Publicar un comentario