29 may. 2014

Día 10.1- Monument Valley territorio Navajo


La ruta hacia Monument Valley no tiene ningún encanto prácticamente hasta que llegas allí, nosotros tuvimos una anécdota de toparnos por así decirlo, con una tormenta de arena la cual nos hizo aminorar la marcha ya que en algunos momentos llegamos a perder de vista la carretera. Poco a poco conforme nos acercamos hacia territorio Navajo vemos como el paisaje adopta un color rojizo arcilloso pero todo es polvo.

Llegamos y lo primero que hacemos es dejar las maletas en el hotel, decir que los indios navajos tienen dos ritmos de trabajo, lento y más lento. Para que os hagáis una idea de cómo son imaginaos a un Sudamericano pero más grande y gordo, donde para caminar el pie le pide permiso al otro para avanzar, y si todo esto no fuera poco, la simpatía no es precisamente una de sus virtudes, menos mal que todo esto se ve compensado por que el paisaje es espectacular.


Acudimos hacia la entrada al parque, aquí como es territorio navajo no nos vale el Anual Pass y tenemos que pasar por taquilla, no recuerdo el precio pero no es nada elevado. Nos dan un plano de Monument Valley y ya a nuestra marcha a recorrer todo el valle, el camino aquí es como adentrarse en la playa con el coche, además el Mustang no es que sea lo más apropiado para este tipo de terreno, en más de una ocasión nos encontramos con zonas difíciles de pasar y tenemos que tirar marcha atrás ya que el coche se nos queda trabado en la arena, menos mal que la tracción trasera para estos casos viene bien.


Seguimos por el camino indicado, yo sufriendo por el coche ya que lo quiero como si fuera mio. No toca subir la capota ya que de los demás coche y del aire se levanta una cantidad de polvo impresionante que nos llena el coche de polvo, aquí nos encontramos con otra pareja, creo recordar de Mallorca que están haciendo el mismo viaje pero en sentido contrario, en el momento que detecto que hablan español nos acercamos a charrar con ellos y nos aprovechamos mutuamente para hacernos fotos, ellos si han tenido la suerte de poder llevar el Mustang rojo, aprovecho para inmortalizar el momento de los dos coche juntos, la pareja súper amable nos dan consejos para visitar Universals Studios Hollywood, nos tomamos nota y seguimos.




Como ya os dije durante la visita el valle pasamos tramos difíciles, en un momento nos juntamos 3 Mustangs y los 3 sufrimos lo que no está escrito para poder sortear cuestas, baches y zonas de tierra pero poco a poco y con paciencia lo pasamos todos!


Una vez fuera del parque nos toca visitar el Forrest Gump Point, bueno… el nombre me lo he inventado pero así tenéis una referencia, este punto es donde en la película de Forrest Gump, Forrest después de recorrerse toda América corriendo decide dejar de correr, el momento de la visita es mágico ya que está atardeciendo y podemos ver el anochecer desde allí. Nos apoyamos sobre el mustang para contemplar el paisaje y ver como el sol desaparece poco a poco.


Ya nos queda poco del día, aprovechamos para ir al supermercado del hotel y rellenar el coche de provisiones para el próximo día que nos toca un día pesado, además como os contare en la siguiente entrada, este fue uno de mis peores días…en la próxima entrada más!



Saludos!

No hay comentarios :

Publicar un comentario