4 jun. 2014

Dia 4 - San Francisco, domando a la bestia

Buenas de nuevo, seguimos por la ciudad de San Francisco pero esta vez con Mustang, volvemos al aeropuerto ya que el alquiler de coches está allí, el viaje se me hace más largo, estoy algo nervioso por el tema de conducir por los USA con un coche tan potente y es que además es largo a más no poder. Llegamos a la compañía Dollar y bueno después de firmar varios papeles, leer seguros y rechazar varios extras. Por fin divisamos nuestros mustang, el primero que nos dan es blanco y yo con mi ingles profesional le comento si tienen rojo, nada no hay suerte así que al final negro.



La primera toma de contacto bien, lo saco del garaje y nos vamos a una zona un poco más tranquila para poder conocer el coche, como frena, acelera, música, capota y todo lo que toca saber. Una vez listos ponemos el GPS que traíamos de casa y ponemos rumbo hacia Twink Peaks, una colina donde se pueden obtener unas vistas magnificas de la ciudad y hacer unas buenas fotos, aunque todo decirlo mi mirada se iba siempre al coche.


Seguimos y ahora ponemos rumbo Golden Gate hay que atravesar toda la ciudad y la verdad la conducción con el acoche automático muy bien, y también destacar una cosa que nos sorprendimos en todo el viaje y en todos los estados que estuvimos en EEUU se conduce mucho mejor que en España. Llegamos al Golden Gate y pasamos emocionadísimos con el coche descapotado, la sensación es indescriptible, seguimos hasta nuestro próximo punto que es el mirador norte del puente, este lo encontramos nada más pasar el puente a mano derecha, la verdad que cuando llegamos con el mustang descapotado y la música la gente no para de mirarnos!



Ahora seguimos hacia Sausalito a visitar las famosas casas flotantes. Estos son sitios que en viajes organizados no se suelen visitar y aunque no son cosas muy destacables realmente te sorprende como la gente ha construido sus casas sobre el mar, destacar también que aunque en general toda San Francisco está muy cuidada por sus vecinos esta zona tiene un encanto extra ya que las pasarelas de acceso están muy bien cuidadas tanto por las plantas como por la limpieza.



Como vemos que es buena hora decidimos ir a Muir Woods, este es un pequeño parque (pequeño por decir algo) situado al norte de San Francisco donde también hay secuoyas gigantes, se ve rápido además es un paseo agradable ya que los arboles imponen bastante por su tamaño cuesta creer que este paraje este tan cerca de la ciudad, aquí tuvimos ocasión de ver una comunidad de Amish que iban de excursión, yo les hubiese preguntado algo pero luego me para a pensar que esta gente según comentan es bastante cerrada asi que no dije nada, les hice una foto de lejos y seguimos.


Se acerca medio día y mis tripas rujen como un león, es hora de comer y elegimos un sitio que hemos visto recomendado en muchos foros y es que dicen que aquí se hacen las mejores hamburguesas del mundo, comprobemos si es verdad. Nada más llegar encontramos un local pequeño no tenemos problema con el idioma los chicos son latino, las hamburguesas se hacen a la brasa así que pedimos la completa con patatas fritas, cogemos la hamburguesa y como el local no tiene mesas nos vamos al parque a comernos la hamburguesa, las probamos y… SI están riquísimas!! El marco es precioso, Sandra y yo sentados, de fondo el Golden Gate y  toda la costa delante nuestra.



Estamos un buen rato mirando el paisaje y descansando un poco los pies, en este tipo de viajes no te percatas de la cantidad de kilómetros que puedes llegar a caminar, para la gente que alguna vez se aventure hacer un viaje de este estilo, es muy importante calzado cómodo, pasar de si unas deportivas os quedan bien o no, nadie os va a mirar, buscar sobre todo calzado cómodo.


Ahora toca volver nuevamente a la ciudad, vamos parando en varios puntos que habíamos marcado en nuestra guia para poder hacer fotos del puente desde todos los ángulos posibles y como ultimo punto tenemos eñ mirador que hay del golden gate antes de entrar a San Francisco y tomamos las fotos de rigor, es curioso la diferencia de temperatura que hay de un punto a otro ya que hay escasos 4 kilómetros en línea recta, pero perfectamente pueden descender 10 grados de un lado a otro. seguimos hacia lombard street donde Sandra me hará un reportaje fotográfico espectacular, parecía una china con las dos cámaras haciéndome fotos y yo venga subir y bajar la calle, a todos lo que vayáis os aviso que perfectamente bajares 10 veces por aquí.





Y como no, como ultimo día solo podíamos acabar en la Bahía en el Piero 39, y es que aunque nuestro viaje acaba de comenzar, nuestro sitio preferido siempre será este.


Saludos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario