10 mar. 2017

Islandia día 9, de Myvant a Akureyri

Nada más salir el sol y entrar los primeros rayos por la camper, nos damos cuenta que hoy el día nos da una pequeña tregua, así que después de desayunar y despedirnos del camping que ha sido nuestra casa durante 3 días aprovechamos para visitar los sitios que nos dejamos pendientes ayer por culpa del mal tiempo.

Hofdi es un pequeño parque que esta junto a la parte norte de Myvant, las vistas son muy bonitas ya que se mezcla el negro de la lava solidificada con el verde del parque, toda esta zona está perfectamente delimitada por senderos y es muy fácil para caminar por ella, si acaso lo más complicado es entrar ya que está completamente vallado y aunque veáis una puerta que de normal está cerrada, si os acercáis os daréis cuenta que podéis entrar.


Después de un agradable paseo y nuestro correspondiente almuerzo, tomamos rumbo hacia el área volcánica de Stakholstjorn, esta área es muy curiosa. Aunque no hay cascadas altísimas la zona tiene un atractivo turístico importante, el área está llena de pequeño “volcanes” y puedes pasear perfectamente por el borde de estos, toda la zona es una constante sube y baja, y además acompañado por numerosas cabras islandesas que están acostumbradas a las personas.

Siguiente punto de la ruta, Godafoss con una altura de 12 metros y 30 metros de ancho es una cascada espectacular, además la zona la han acondicionado perfectamente para el turista, tiene un bar cerca con baños una pasarela que cruza el río y varios miradoras debidamente señalizados. Para ir de una parte a otra de la cascada de normal la gente va en coche por la distancia, pero bien el buen día que hace y que hoy vamos con tiempo de sobra nosotros decidimos hacerlo a pie, así además estiramos las piernas que hoy es un día de mucha carretera.

Ahora sí, tomamos rumbo la capital del norte, tenemos por delante 192 kilómetros hasta akureyri y durante este tramo solo nos falta ver nieve, ya que tenemos aire, agua, sol….y unas vistas espectaculares, necesitaríamos más de un año para poder ver todos los puntos que hay de interés en la Isla. Llegamos Akureyri, el tramos lo hemos hecho del tirón y tenemos las piernas engarrotadas de tanta furgo, en el parking unas chicas muy amables nos explican cómo funciona el tema del parking, resulta que tienes que tener un reloj de cartón que marcas la hora de cuando aparcas, tienes como máximo 2 horas, después de las 2 horas tienes que ir y mover el reloj. No entiendo mucho esto, ya que el parking esta medio vacío y no da la sensación de saturación de coche.

Aprovechamos para ver las primeras tiendas de suvenires, y aquí me doy cuenta que la intención que tengo de comprar una jarra Islandesa de cerveza se va a quedar en eso, en intención ya que lo más económico que veo parte de 70 €, visto los precios que tienen los suvenires, nos vamos a pasear por la zona del puerto y ver los precios de los tours para avistamiento de ballenas, más de lo mismo, los precios en Islandia son abusivos.

Ahora eso sí, mi intención de comerme un Fish and Chips eso no me lo quita nadie, asi que vemos varios restaurantes y vemos precios, por 5000 coronas comimos los dos de lujo, se agradece después de tantos días comiendo de camper por mitad de la nada un poco de bar y descansar en sillones cómodos! Lo único que echamos en falta es el cafecito Español pero bueno, como he ducho la comodidad de los sillones se agradece.
Seguimos rodando por la carretera, estos últimos puntos de interés que vamos a ver no son tan impactantes como los del principio, por es mucha gente hacia la roadtrip por Islandia en sentido de las agujas del reloj y no al revés como nosotros, es una cascada con un cañón espectacular, como he dicho esto a cualquier persona le impresionaría, pero después de visto lo visto para nosotros es una cascada pequeña. Pero lo más bonito, lo más impactante viene luego, cuando al acabar de ver toda la zona, nos encontramos de cara con dos jinetes que llevan una mañana de caballo Islandeses, intente contarlos todos pero perdí la cuenta cuando salte el número 40. Los dos jinetes muy majos se pararon delante de nosotros y nos hicieron una pequeña exhibición de lo bien entrenados que tenían a los caballos, además nos ofrecieron licor Islandes.


Muy contentos y ya cayendo el sol nos fuimos dirección al camping, cuando llegamos nos encontramos con que el dueño nos dice que ya no es camping y que solo es hotel, los precios os podéis imaginar, así que no nos queda otra que buscar con el GPS un nuevo camping o nuevamente dormir al raso. Tuvimos suerte y encontramos uno a 20 km, el camping como otros muchos en esta época estaba cerrado pero con todos los servicios disponibles, duchas, piscina de agua caliente etc… aunque como estábamos solos y el pueblo parecía un pueblo fantasma, daba muchísimo miedo, vamos sería perfecto para rodar un capítulo de walking dead.


Montamos todo el equipo y empezamos a preparar al cena, esta noche será la única que cuando vayamos adormir echemos el seguro de la furgo, realmente da mucho miedo!



Saludos!

No hay comentarios :

Publicar un comentario