5 may. 2015

Crucero por el Mediterráneo, día 6 Túnez, Republica Tunecina


 Saludos a tod@!



De todo el crucero teníamos dos sitios con muchas ganas de ver, Roma y Túnez, hoy para la última excursión dejamos el plato fuerte, cambiamos de País y de continente. Aquí cogimos excursión organizada es la primera vez que visitamos un país árabe y lógicamente con todos los problemas que están habiendo con el tema de las religiones no nos fiamos de ir por nuestra cuenta. Nuestros amigos del crucero sí que van por libre (luego más tarde nos los encontraremos).



Nada más salir el puerto ya se ve diferente una construcción nueva pero con todos los elementos clásicos de la arquitectura árabe, pasamos por un pasillo donde nos sellan el pasaporte, nosotros esperamos un sello grande y vistoso y nos quedamos con las ganas ya que nos ponen un sello que apenas se ve. Seguimos pasando y hay numerosas tiendas suvenires, la guía nos espera con el chofer del autobús, un hombre árabe apuesto y trajeado, vamos todo los contrario de los otros choferes que hemos tenido.

Cogemos el autobús y nos llevan fuera del puerto hacia la plaza de la Kasbah, aquí nos explica un poco de la historia del país que recientemente salió de una dictadura y como poco a poco van luchando para escapar de las ataduras de la religión y de los gobiernos totalitarios, digamos que Túnez aunque quiere mantener sus tradiciones se quieren “modernizar”, me fijo un poco en la gente que hay en la plaza y me asombro de las pocas mujeres que hay con velo, y de los niños jugando al futbol en la calle.

Seguimos hacia el zoco de la gorra, aquí podremos ver a artesanos elaborando el Fez gorro típico de Túnez y un amable artesano nos explicara cómo funciona la posiciones de “la bolita superior del gorro” y que cada posición quiere decir el estado del hombre, si está soltero, busca pareja etc… me imagino que esto lo harán para engatusar a los turistas pero es gracioso si la gente le sigue el juego, mientras tanto un horda de vendedores ambulantes intentan vender cualquier objeto, aquí me arrepiento de no traerme unos bongos por 2 €…en fin a la otra…


Durante el recorrido también paramos en un puesto de perfumes artesanales donde nos vuelven hacer una explicación de cada perfume, lo único que no me gusta de todo esto es que claramente la guía se lleva una comisión de los sitios y como nos insiste que aquí es el mejor sitio donde comprar, en fin, en la última parada Sidi Bou Said encontramos más cosas y a mejor precio.


La ruta por el zoco es para perderse, callejones estrechos llenos de telas y repetitivos, vendedores agobiándote para que les compres collares, gorros etc… hubo un punto que perdí a Sandra de vista y me puse algo nervioso porque nos juntamos todas las excursiones de todos los cruceros todos los vendedores y aunque no tuve sensación de inseguridad el no tener a vista a mi mujer me puso algo nervioso y tuve que salirme de la zona de venta por el agobio. Ya fuera me tranquilizo y seguimos con la excursión.





Seguimos hacia la Gran mezquita y el zoco nupcial y de las babuchas, aunque según nos explica ahora en los zocos ya no son tan especializados y se vende de todo, mientras caminamos por las calles visitamos también la Escuela Coranica y el Baño Turco y acabamos en una mega tienda con vistas en la terraza y algo parecido a un cuarto de baño, estamos en el zoco de la tela, y aquí descaradamente se nota el negocio de los guías con los vendedores.

Hacemos una Visita Panorámica de Cartago, y nos explican los siguientes monumentos: El Cementerio Cartaginés, Los Puertos Púnicos, Las Termas de Antonino y la Colina de Birsa , parada para fotos en la catedral de San Luis y la Mezquita de Cartago, aquí de la nada en el parking aparece dos nuevos puestos donde sobre todo venden baratijas y Rosas del desierto.

Nuestro último punto y el que más nos gustó, de Sidi Bou Said, este es un pequeño pueblo algo apartado, todo blanco y azul claro con el fon del mar mediterráneo, donde hay mucha más gente y las calles están llenas de puestos donde venden platos, teteras, especias, te, dátiles etc… lo único que no me gusto de aquí es el poco tiempo que tuvimos para comprar y es que me quede con ganas de degustar un buen kebap o un té de dátiles pero claro, al no tener comisión aquí la guía nos dio el tiempo justo. Subimos la calle buscando unas vistas únicas que por desgracia no encontramos por el poco tiempo que teníamos, y estuvimos regateando con unos tunecinos hasta que al final y en el último momento nos pudimos llevar los que queríamos, una tetera con su plato de y sus vasos, y algunos recuerdos para la familia. Con la tetera nos pasó un caso curioso, primero el vendedor no quería hablar conmigo, si no con mi mujer porque decía que aquí (en España) manda más las mujeres y después de no querer bajar al precio acordado y viendo que el tiempos se nos echa encima nos fuimos y el vendedor bajo corriendo para al final vendernos al precio que queríamos. 


Ya a la vuelta, en la entrada del barco pudimos hacernos una foto subimos en un “camelio” como decía el anciano que lo llevaba y poder hacernos una foto como Lawrence de arabia.


En resumen, Túnez sin duda es el punto que más me gusto, me hubiese encantado volver a este país, poder pasar más tiempo comprando y sobre todo aprender a regatear, poder buscar puntos para fotografiar Sidi Bou Said y visitar el desierto, pero por desgracia justo una semana después de nuestra visita el país se vio conmocionado por un atentado hacia unos turistas de dos cruceros, y esto afecta negativamente al país, hasta el punto de cancelación de viajes y desvíos de cruceros, espero en el futuro una vez estabilizado el país poder viajar y conocerlo más, desde aquí todo mi apoyo hacia el pueblo de Túnez.



أشجع تونس

No hay comentarios :

Publicar un comentario