21 sept. 2009

Ruta Manchega

El pasado Sábado mi gran amigo David y yo, fuimos ha recorrer tierras manchegas, Alcalá del Júcar y Casas Ibáñez fueron los lugares elegidos.

--> A las 9.30 en punto de la mañana salíamos desde Torrente dirección Alborache, ahí seria nuestra primera parada, para comprar algo de almorzar. Sentíamos algo mas de frío de lo normal, parece que el verano ya ha dado portazo sobre todo por las mañanas, es imposible salir ya sin chaqueta, cosa que agradezco ya que se viaja mejor con frío que con calor.

Después de comprar algo de almorzar subimos un poco hacia el Oeste, pasando Millares y Yatova, a pocos kilómetros de este ultimo pueblo localizamos un merendero donde paramos a comernos el almuerzo.


Seguimos la ruta, y en la carretera lo único que nos encontramos son ciclistas, muy pocas motos, supongo que al tener aviso de agua, la gente se para un poco, pero bueno nosotros como siempre a salir. Seguimos subiendo, curvas y mas curvas nos encontramos, y bueno una ruta que ya conocemos. Llegamos a La Portera, y decidimos parar a tomar un café calentito (los del tiempo pasaron ya a la historia) y cuando entramos al bar, vemos un cartelito “bebida y pincho 1,5 €” y claro, sabiendo como se cocina en Requena no, nos podemos negar a probar el pincho.


Después de almorzados (por 2ª vez) y puestos a tono, al salir el ambiente es totalmente invernal, cielo cerrado y gris, y un olor a leña impresionante parecía como que el verano nunca había llegado allí, total que viendo la previsión decidimos ponernos los chubasqueros, y seguir hacia Alcalá del Júcar.


La carretera que une Requena y Casas Ibáñez, es muy divertida, nacional de un solo carril por sentido, buen asfalta y muy buena curvas que la mayoría se pueden coger a buena velocidad, nos divertimos bastantes durante este tramos y claro en esta situación los kilómetros se hacen solos.


La verdad por esta zona apretaba el frío durante la mañana no pasamos de 15 grados y se echaba de menos no haber cogido los guantes de invierno, sobre todo por la posibilidad de agua.

Llegamos a Casas Ibáñez, repostamos y ya queda poco para Alcalá del Júcar (apenas 14 Km.) y bueno como mas vale una imagen que mil palabras dejo unas fotos que hicimos desde la entrada al pueblo (parte mas alta)


Una vez allí visitamos la cueva del diablo y el castillo que por cierto tienes que dejar la moto en el castillo y caminar hasta la cueva, así que el pateo no fue poco, pero valió la pena visitar las cuevas solo por estas fotografías:



Una vez visitado lo más característico, nos acercamos hacia la zona turística y de restauración para deleitarnos con platos de la zona, un poco de gazpacho manchego y chuletas de cordero. Comimos en el bar los hermanos (junto al río, tiene una piscina) y nos salio el precio muy bien, menú 1º, 2º, bebida, postre y café por 14 € x persona además del trato fue muy bueno y el lugar al lado del río precioso.




Una vez comido y con la panza llena antes de salir nuevamente de ruta que mejor que echarse una cabezada en plena naturaleza, así que aparcamos las motos localizamos unos bancos y ha descansar, media horita de siesta para bajar bien la comida y el vino y nuevamente a la carretera.



La idea era ya bajar hasta abajo pero como sabíamos que había un tramo de 40 Km. que nos habían comentado que muy bueno para recorrer en moto decidimos subir un poco mas. Magníficos 30 kilómetros sobre todo al observar como en la montaña se veían ciervos salvajes y mucho verde que contrastaba con el blanco de las montañas de la zona.

Y bueno hasta aquí la crónica, una vez en Casas Ibáñez volvimos a bajar hacia Requena y la vuelta por la autovia. Os dejo un video de la ruta:


Así si que da gusto salir, por que visitas y conoces sitios, cuanto me perdí el día que fui a Casas Ibáñez y solo visite un bar….cuanto me perdí….
Salud y saludos!

No hay comentarios :

Publicar un comentario